JUSTICIA PARA DANIEL FIGUEROA, EL DESCUARTIZADO DE RICARDO LAGOS, PRESIDENTE DE CHILE 2000-2006

             

Hoy hace 10 años que Juan Daniel Figueroa de la Fuente fue secuestrado, en Chile.

 

Cuatro meses después, en abril de 2003 aparecieron sus restos: 19 huesos identificados como suyos mediante pruebas de ADN. Torturado y descuartizado por sicarios del gobierno, Figueroa denunció la corrupción del Presidente de Chile, Ricardo Lagos, y varios de sus ministros y altos oficiales.

 

En Diciembre 2011 el Caso Figueroa fue denunciado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la que le asignó la referencia “Petición P-1849-1”.

 

La política de Chile está profundamente emponzoñada por el encubrimiento del asesinato de Daniel Figueroa de la Fuente, ingeniero y contador, ex alto ejecutivo de la Universidad de Chile. Muchos importantes políticos del gobierno y la oposición, así como diversos jueces están involucrados en este encubrimiento.

 

Varios ministros y altas autoridades del gobierno del Presidente Ricardo Lagos (2000-2006) fueron condenados por corrupción gracias a que Daniel Figueroa dejó a buen recaudo cientos de documentos y su computador personal con la petición de que fueran hechos públicos en caso de que él sufriese una desgracia.

 

El propio Ricardo Lagos evitó terminar encarcelado por cargos de corrupción gracias a una sentencia ilegal emitida por una corte de Apelaciones de Santiago en la que se establece que sus delitos, a pesar de haber sido cometidos por él, están prescritos.

 

La familia de Daniel Figueroa tiene derecho a que se haga justicia en este caso y el estado de Chile debe otorgarle una compensación.

 

El ambiente político de Chile necesita una profunda limpieza que le permita desprenderse de algunos delincuentes que disfrutan del poder y que garantizan impunidad para ellos mismos y para sus cómplices en éste y otros nuevos delitos.

 

Durante cerca de diez años he pedido justicia para Figueroa, con quien jamás tuve relación alguna.

 

He pedido justicia a través de la radio, prensa y TV de Chile, actuando como presidente de un partido político, como presidente de dos ONG y como candidato a alcalde de Valparaíso.

 

He pedido justicia para Figueroa a través de las redes sociales, del sistema judicial de Chile, de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de un libro de Ensayos Políticos e incluso de una obra de teatro.

 

Existen cuatro razones por las cuales se necesita justicia para Figueroa:

 

1. Porque varios Derechos Humanos fueron violados cuando sicarios del gobierno secuestraron, torturaron, descuartizaron y luego dejaron algunos huesos de Figueroa junto a su documento de identidad, el llavero de su casa y la ropa que llevaba el día que fue secuestrado. Los sicarios dejaron estos bienes personales de Daniel junto a sus huesos con el propósito de hacer saber a cualquier posible denunciante que los hombres de Ricardo Lagos no estaban dispuestos a permitir que alguien hablara.

 

2. Porque se trata de un Crimen de Lesa Humanidad, puesto que fue el gobierno poderoso y sin contrapeso del Presidente Ricardo Lagos quien secuestró, torturó y descuartizó a un individuo solitario e indefenso de quien se temía que pudiera ser una amenaza para los hombres de Lagos que en ese momento estaban siendo procesados por corrupción y quienes con este crimen pretendieron silenciar a Figueroa, culparlo del dinero faltante y usar la carnicería que hicieron con él como una demostración de falta de compasión, de poder y de determinación de seguir saqueando la nación, lo que en efecto hicieron.

 

3. Porque la esposa y sus hijas, entonces de muy corta edad, merecen justicia y reconocimiento para su padre, paz para sus espíritus y compensación por el sufrimiento que han padecido.

 

4. Porque políticos chilenos del más alto nivel y miembros de la Corte Suprema de Justicia de entonces están involucrados en una asociación ilícita para el encubrimiento de este crimen de lesa humanidad. Esta banda criminal ha hecho y hace un inmenso daño a la política de Chile, puesto que se conceden impunidad a sí mismos y a muchos otros delincuentes de cuello y corbata que alegan que también tienen derecho a una tolerancia similar a la que han recibido los gangster que descuartizaron a Figueroa y que manejan los hilos del encubrimiento de su asesinato.

 

Es de la mayor importancia que el descuartizamiento de Figueroa sea calificado de Crimen de Lesa Humanidad, lo que lo haría “imprescriptible”. Esto significa que los perpetradores y los autores intelectuales podrán ser juzgados y condenados independientemente de cuántos años hayan pasado desde que cometieron el crimen.

 

Denuncia del Caso Figueroa ante la CIDH

Pruebas del asesinato de Daniel Figueroa

Pruebas del encubrimiento del asesinato de Daniel Figueroa

Diciembre 2012

Antonio García V. 23.12.2012

|

Comentarios

Leave a comment

Want to use your picture? - Login or Sign up for free »
Comments on this article on RSS

Comentarios recientes

  • There are no new comments
Cerrar